Mallorca, un paraiso al alcance…

 Volver a Mallorca siempre es un placer.

Y volver justo al inicio del verano, cuando el calor aprieta pero todavía no abundan los turistas en sus playas es un placer todavía mayor…

A finales de junio el agua de sus calas recónditas es casi virgen porque pocos han disfrutado de ellas esta temporada. Además, se encuentra tan cristalina que cuando te adentras enseguida disfrutas de la compañía de multitud de peces que se acercan contigo hasta la orilla. Y el azul, ese azul tan característico de las Baleares, que en ocasiones se vuelve verde esmeralda,  dibuja toda el paisaje hasta unirse el cielo con el mar…

Volver a Mallorca es sentir de nuevo ese olor al aterrizar en la isla que sólo conocen quienes regresan a ella después de un largo tiempo.

Volver a Mallorca es revivir mi infancia, mi verano azul particular, aquellos tiempos tan felices de la niñez y la adolescencia cuando los tres meses de periodo estival significaban el reencuentro con la familia materna, los abrazos de la abuela, los baños diarios en Can Pastilla con Simon, las largas excursiones a playas lejanas cada semana, los picnics deliciosos de Agustina, los fines de semana en Santa Ponça, recoger almendras subidos al muro de piedra de Santanyi, los juegos con los primos, las guerras de agua, la bicicleta heredada del primo anterior…. Y tantos recuerdos felices que perviven en mi memoria y que en esta pequeña escapada he intentado explicar a mis hijos.

Este post es un pequeño homenaje a casi 20 años de veranos fantásticos donde éramos felices junto al mar, sólo jugando y riendo, en familia, sin necesitar nada más.

Porque en Mallorca además de mis recuerdos también descansan las almas de mis seres queridos que nos cuidan y nos protegen… Por eso volver a Mallorca siempre es tan especial.

Aquí os dejo algunas fotos de las playas que hemos visitado durante estos cinco dias aprovechando el puente de San Juan. Una buena muestra de la belleza de esta isla maravillosa.

Día 1: Playa Es Trenc

Situada  la zona de Campos al sureste de la isla. Hay dos accesos, el primero por Ses Covetes y el segundo por Ses Salines. Nosotros fuimos por este último. El parking te deja a tres minutos andando de la playa. Como siempre es mejor evitar los fines de semanas. Es una playa bastante abierta pero sus aguas valen la pena.

Camino a la playa desde el Parking a través de las dunas
Camino a la playa desde el Parking a través de las dunas
Playa Es Trenc
Playa Es Trenc
Pau en Es Trenc
Pau en Es Trenc
Los niños jugando en el agua de Es Trenc
Los niños jugando en el agua de Es Trenc

Día 2: S’Amarador y Caló de sa Font d’en Alís

Dos calas que forman parte de Cala Mondragó, declarada Parque Natural en 1992. Hay que llegar hasta Santanyí y desde allí está muy bien indicada. Se llega hasta un parking y luego hay que andar unos 5 minutos hasta llegar a la playa. Son dos calas unidas por un sendero asfaltado. En esta ocasión escogimos el Caló de sa Font s’en Alís porque en s’Amarador la corriente había traído muchas algas a la orilla.

Caló de sa Font d’en Alís
Caló de sa Font d’en Alís
Laura al agua!!
Laura al agua!!
Pau al agua!!
Pau al agua!!
Momento relax
Momento relax con los niños al fondo
Fin de la jornada. S'Amarador al fondo
Fin de la jornada. S’Amarador al fondo mientras anochece

Día 3: Formentor

Una de mis playas preferidas. Hay que ir en dirección al Puerto de Pollença al norte de la isla. Al llegar allí está muy bien señalizada. La carretera tiene bastantes curvas y desde lo alto las vistas son espectaculares. Además, hay un mirador donde parar y hacer bellas fotografías de los acantilados. La carretera acaba con dos paradas obligadas: la playa de Formentor y el Cap de Formentor donde se disfrutan las más bellas puestas de sol.
Formentor
Formentor
Un bonito paseo en velomar
Un bonito paseo en velomar
Pau y Edu haciendo snorkel
Pau y Edu haciendo snorkel
David no salía del agua
David no salía del agua

Día 4: Santanyí

Hoy hemos visitada a la familia en Santanyi, que también tiene una cala muy bonita. Gracias Mari, Viges y Agustina por este día!!! Y a Lidia por su presencia!!!  verte jugar con Pau es un placer!!!

Cala Santanyí. Foto de Viges Calzada
Cala Santanyí. Foto de Viges Calzada
Día 5: Playa El Mago

La playa de El Mago  está a 8 km de Magaluf y forma parte de Cala Portals Vells. El topónimo de El Mago se utiliza desde 1967, cuando se rodó allí la película homónima protagonizada por Anthony Quinn y Michael Caine.  Esta playa es conocida por ser la primera playa que fue declarada oficialmente como nudista en el municipio de Calvià. Sus aguas transparentes son espectaculares. Es una cala muy pequeñita con un restaurante en la orilla muy frecuentado por los turistas que anclan sus yates en sus aguas.

Playa El Mago
Playa El Mago
Playa El Mago
Playa El Mago
Vistas desde el restaurante
Vistas desde el restaurante

Miles de gracias a mi primo Daniel Picón por dejarnos su apartamento. Mi infancia va ligada a la suya y a pesar del tiempo y la distancia nos seguimos adorando.

Gracias a Raúl Picón por su documento fantástico de “las mejores playas de Mallorca” dónde además de éstas hay otras muy bonitas también. Si alguien lo quiere ver con su permiso os lo envío. También gracias a César Montes por su email explicativo, súper útil también. Un millón de besos

Y para acabar unas fotos de mis peques que han disfrutado muchísimo con esta escapada.

Pau
Pau
David
David

.