Seis arroces de montaña en l’Alt Urgell i la Cerdanya (Lleida)

Muy típico del pre-pirineo y pirineo de Lleida y buen manjar de otoño, más aún si cabe en época de abundante recogida de setas…

El arroz de montaña tiene mil variedades y degustarlo en cualquier pueblecito  de esta región cercana a Andorra y la frontera con Francia, tiene el encanto de las manos experimentadas de la “mestressa de casa” que guarda con mimo y celo su receta donde algún ingrediente secreto se diluye en el paladar de los comensales otorgándole ese toque mágico que hace que su arroz sea único y especial.

Si tuviéramos que hacer un ranking de los cuatro arroces de montaña mejores de la zona sería el siguiente:

1ª Posición: CAL LLIURET (TRAVESSERES)

Un descubrimiento de aquellos que te dejan con la boca abierta. Gracias Mónica y Eduard por llevarnos!. Cerca de Bellver de Cerdanya, ideal después de una excursión cerca del Cadí o de una jornada de esquí de fondo en Lles. En una antigua casa de pueblo, un comedor pequeño y muy acogedor te da la bienvenida. La terraza, con impresionantes vistas, es ideal para el buen tiempo y acabar la haciendo la sobremesa con un café, buena conversación y mejor compañía. Su carta destaca por sus arroces en multitud de variedades. La de calamares con alcachofas o butifarra “esparracada” todavía me quita el sueño. Pronto volveremos.

2ª Posición: CAL BUCHACA (CASTELLBO)

Nadie diría que tras la humilde tienda de comestibles en la entrada de Castellbo se ubica un pequeño restaurante donde sirven el que para nosotros es el mejor arroz de la zona. De hecho, el restaurante es la planta baja de una casa  habilitada a modo de comedor, donde la decoración son las fotografías y recuerdos de familia. Allí, desde hace muchísimos años se sirve el mismo menú: ensalada con productos del propio  huerto, embutidos caseros variados (te sirven las piezas enteras y vas cortando el que quieras), arroz de montaña y, para quien se haya quedado con hambre, cordero a la brasa. El porrón de vino y el “músico” de postre no pueden faltar.

A menudo comentamos en casa cual será el secreto de este arroz tan sabroso… porque algún  secreto tiene.. a ver si vosotros lo sabéis…

3ª Posición: CAL TEIXIDO (ESTAMARIU)

A 10 km al norte de la Seu d’Urgell se encuentra el pueblo de Estamariu. Allí podéis encontrar el Hotel con encanto Cal Teixidó que tiene un restaurante que bien vale la pena probar. Su arroz de montaña, con ingredientes de primera calidad, justifican el paseo hasta  este pequeño rincón atrapado en la tranquilidad de las montañas. Tienen un menú por 22 euros y también una carta exquisita.

 

4a Posición: Restaurante ROSALEDA (MARTINET)

Entre la Seu d’Urgell y Puigcerdà se encuentra el pueblo de Martinet, justo en el límite de la comarca de l’Alt Urgell.  En la carretera que atraviesa el pueblo, ya casi en la salida si se viene de la Seu d’ Urgell, podréis encontrar el restaurante ROSALEDA. Un menú de 15 euros, un comedor sencillo pero acogedor y casi siempre repleto de gente. En el menú siempre suele haber un buen arroz de primero. En esta ocasión “arroz con setas y pato confitado”. Delicioso, nada que enviar a un arroz de carta de cualquier buena masía de montaña!!

5a Posición: CAL BORDA (MONTANISELL)

Al llegar al pueblo de Organyà, cogiendo el primer desvío a la izquierda, camino de Sant Fe, se llega a Montanisell tras 10 kilómetros de carretera de montaña. Allí se encuentra el restaurante Cal Borda. Acogedor, con unas magníficas vistas de todo el valle, hay que reservar con antelación si se quiere comer arroz de montaña. El resto de platos que ofrecen son los típicos embutidos caseros a modo de entrante y después un surtido de cazuelitas de barro con guisos diversos: pollo con ciruelas, conejo en salsa, ciervo o jabalí. Y mucho pan de payés para mojar en tanta salsita!!!

6ª Posición: CAL PERET (BELLESTAR)

A 10 minutos en coche desde la Seu d’Urgell se llega al pueblecito de Bellestar donde se encuentra este restaurante familiar que también dispone de alojamiento rural. Un jardín privado en la parte trasera permite que los niños jueguen mientras los ves a través de las ventanas del comedor. A diferencia de las anteriores opciones, en Cal Peret hay carta tradicional , una mezcla de entrantes típicos de la región con carnes a la brasa y pescados. El arroz de montaña  es sin duda una muy buena opción. Casero, un poco caldoso y servido en cazuela, las raciones son muy abundantes. Destacar la amabilidad de la “mestressa“, simpatía y atención a raduales.

Seis opciones, ¿Con cuál os quedáis?

Excursión a Llinars (Solsonés)

Sin duda, el puente del 1 de mayo ha sido muy fructífero. La primavera nos empuja a salir a la montaña y disfrutar del paisaje con su gama de colores infinita. El fin de semana nos han visitado mi hermano Carlos con Bruna y mi sobrina Martina y hemos disfrutado con ellos de una bonita excursión desde Llinars, (Solsonés).

Este pueblecito se encuentra en la carretera L-401 que une Organyà con Sant Llorenç de Morunys. Desde Organyà son unos 19 km (una media hora en coche).

Entrada pueblo Llinars
Entrada pueblo Llinars

El paisaje hasta llegar a Llinars es realmente bonito pasando por seis túneles excavados en la roca y desfiladeros imposibles con vistas magníficas.

El punto de salida de la excursión es un poco complicado de explicar así que os dejamos una imagen con la ruta marcada. Esperamos que sea de vuestra ayuda.

Ruta en coche y a pie. El coche se puede dejar en el punto donde acaba la ruta roja
Ruta en coche y a pie. El coche se puede dejar en el punto donde acaba la ruta roja

Una vez dejas los coches en el punto marcado, la ruta es un camino circular que bordea todo el macizo.

 

Vistas al aparcar el coche
Vistas al aparcar el coche
Inicio ruta Llinars
Inicio ruta Llinars

Es una ruta sencilla para ir con peques pero muy entretenida por la diversidad de paisajes: campos, senderos, pequeñas escaladas y pistas forestales. Es habitual poder ver de cerca aves sobrevolando el camino marcado. Las vistas sobre el pantano de Oliana son espectaculares.

Adentrándonos en el bosque
Adentrándonos en el bosque

 

Vistas desde lo alto
Vistas desde lo alto

 

Es una ruta muy poca concurrida. Las dos veces que hemos ido no hemos encontrado a nadie en toda la jornada. Nosotros salimos sobre las 12 h y parando para comer con tranquilidad y mini siesta incluida tardamos unas 4 horas.

Un bonito paseo en familia
Un bonito paseo en familia

Después de la ruta los peques se merecían un buen helado así que una buena opción es acercarse a la Fonda Sant Agusti a escasos 5 minutos en coche de Llinars para tomar un café o un merecido helado. Otra opción es hacer la ruta por la mañana y acercarse a comer a mediodía (http://www.calagusti.net).

 

Excursión a Meranges – Llac del Malniu

Aprovechando el puente del 1 de mayo hemos pasado cuatros días en Organyà. Algún día dedicaremos un post a hablar de este pueblecito del Pirineo, cuna de los primeros escritos en catalán y muy cercano a la Seu d’Urgell y Andorra. En este lugar mis suegros tienen una casita y pasamos muchos fines de semana.

Cuando estamos por estos parajes aprovechamos para hacer excursiones de un día por la montaña, caminar y hacer picnics al aire libre. Esta vez el lugar elegido ha sido Meranges, un pueblecito a 20 km de Puigcerdà y situado a 1.530 metros de altitud. Nos acompañaron nuestros amigos Ana y Ciscu y sus dos hijos, Lucas y Rita.


Desde allí se pueden hacer bonitas rutas de trekking. Nosotros escogimos una que llega hasta el lago de Malniu, situado a 5 km de Meranges y a 2.240 metros de altitud 


 Puedes dejar el coche en el Refugio que hay en la entrada del parque con un coste de 3 euros.

Inicio del camino hacia Llac del Malniu, junto al refugio
Inicio del camino hacia Llac del Malniu, junto al refugio




La ruta es de unos 45 minutos. Se puede hacer perfectamente con peques aunque con ellos el tiempo se puede dilatar. Nosotros tuvimos un pequeño imprevisto: todavía habia mucha nieve y no ibamos preparados, pero fue muy divertido. Los mas pequeños del grupo que tienen 4 años se portaron como unos campeones. Debido a la nieve el camino se habia desdibujado y nos desviamos bastante así que la ruta fue un poco más larga y nos hundíamos constantemente en la nieve virgen del camino pero sobrevivimos. :))

Subiendo hacia el Llac del Malniu
Subiendo hacia el Llac del Malniu

 

Todavía había mucha nieve a esa altitud...
Todavía había mucha nieve a esa altitud…




El esfuerzo valió la pena porque al llegar al lago el paisaje era espectacular. El lago todavía estaba helado y la paleta de grises de sus aguas nos dejó una estampa fantástica. Parecido a una playa nevada…

Llac Malniu helado
Llac Malniu helado

 

Edu y David caminando por la orilla del lago
Edu y David caminando por la orilla del lago

Allí mismo comimos en un claro que encontramos y después los peques jugaron y los más mayores charlamos animadamente.

La vuelta fue más fácil y más corta. En el refugio nos esperaba un café con leche bien calentito mientras los peques ayudaban a unos niños a pescar en el lago que había junto al refugio.

Los peques pescando en el lago junto al refugio
Los peques pescando en el lago junto al refugio

 

El primer pez de Pau...
El primer pez de Pau…