Recibiendo el 2017 en Granada

Aprovecho mi primer post del 2017 para desearos a todos Feliz Año!!!

Y qué mejor manera de empezar el año que desde Granada. Como decía Alejandro Dumas “Hay un placer mayor que ver Granada… Volver a verla”. Hacía casi diez años que no visitaba la ciudad. La recordaba como uno de los lugares más bonitos de España y esta vez la memoria no ha fallado.

Hemos vuelto a descubrir una ciudad mágica, bañada por la luz indescriptible del Sur; abrazada por Sierra Nevada, que con su manto blanco de invierno acaricia la Alhambra; dominada por el barrio del Albaicín, seña de identidad granadina, cuyas calles empinadas, cual laberinto empedrado, se presenta repleta de rincones con encanto, placitas blancas de naranjos, patios de flores, sonido de agua que riega fuentes y aljibes, y acordes flamencos de guitarra. Una ciudad reflejo de su historia, fruto de casi 800 años de dominación árabe; huellas que se observan en muchas de sus casas y palacios nazaríes, en sus costumbres y gastronomía, en las antiguas mezquitas reconvertidas en iglesias. Una ciudad orgullosa de la Alhambra, mucho más que Patrimonio de la Humanidad… donde los ojos siempre miran.. porque su belleza atrae las miradas.

Intentaré resumir aquellas cosas que nosotros hemos hecho estos días y que son un buen referente en cualquier escapada a Granada.

Barrio del Albaicín

Hemos pasado seis días alojados en la Casa del Viento, en pleno barrio del Albaicín, recorriendo sus callejuelas sin rumbo alguno durante muchos ratos, descubriendo retazos de su vida cotidiana.

image
Albaicín desde la Alhambra

La Casa de Zafra, en el Albaicín Bajo, junto al río Darro y el Convento de la Concepción, se ha convertido en el centro de Interpretación del Albaicín. La Reina Isabel la Católica regaló la casa a su secretario Hernando de Zafra, de ahí viene su nombre. Es una parada obligatoria, por la belleza del lugar, y muy ilustrativa para empezar el recorrido por el barrio.

El Bañuelo, muy cerquita de la Casa de Zafra, es otro de los lugares que más nos ha gustado. Se consideran los baños árabes más antiguos y mejor preservados de España. Este lugar, además de garantizar la higiene de sus visitantes, era un punto de encuentro y de debate político. Los árabes lo solían visitar una vez a la semana pero con la llegada de los Reyes Católicos la mayoría de baños de la ciudad se cerraron por temor a ser origen de conspiraciones.

image

El Albaicín está repleto de casas majestuosas, palacios, conventos e iglesias que se pueden visitar. Otros ejemplos son la Casa del Chapiz (situada en la cuesta que lleva el mismo nombre) actualmente sede de los Estudios Árabes, con su magnífico jardín que mira a la Alhambra; o el Palacio de Dar Al-Horra, que pertenecía a la madre de Boabdil, Aixa, y que los Reyes Católicos, tras su conquista de Granada, regalaron también a su secretario. Su arquitectura es un reflejo espectacular de la época.

Jardines de la Casa del Chapiz con vistas de la Alhambra
Jardines de la Casa del Chapiz con vistas de la Alhambra
Detalle del Palacio de Darr-al-Horra
Detalle del Palacio de Darr-al-Horra

Pero el Albaicín es mucho más que la majestuosidad de estas casas y palacios. Sentarse en cualquiera de sus miradores (Mirador de San Nicolás o de San Cristobal) bajo la sombra de un naranjo, observar sus casas más humildes pero no por ello menos bellas, pararse a descansar en cualquier rincón para tomar aire tras subir esa empinada cuesta mientras escuchas cantar a cualquier espontáneo, o sentarse en cualquier terraza de cualquier bar tomando el maravilloso sol de invierno.

Cuesta de San Gregorio en el Albaicín
Cuesta de San Gregorio en el Albaicín

Recomiendo sin lugar a dudas Casa Torcuato, en el Albaicín Alto. Una plaza acogedora, raciones muy grandes y productos de calidad a precios muy buenos (viniendo de Barcelona os podéis imaginar que todo nos ha parecido baratísimo). Además de las tapas “gratis” por cada bebida (casi puedes comer y cenar sólo pagando bebida). Gracias a Miguel (el propietario de la Casa del Viento) por su excelente recomendación!!. En Casa Torcuato conocimos a Antonio, uno de sus camareros, nacido en Badalona. Bendita casualidad que dio lugar a una larga conversación hilvanada en diferentes días. Gracias a Antonio conocimos más de cerca la vida en el Albaicín y en general en Granada. Hombre sencillo y trabajador, enamorado de su ciudad pero añorado de Barcelona, nos explicó con detalle la vida de su familia, sus anhelos y preocupaciones, acercándonos a su día a día sin quererlo.

La Alhambra

Este conjunto de palacios, jardines y fortaleza es la joya del arte andalusí. Alojamiento del monarca y de la corte del Reino nazarí de Granada, la Alhambra se levanta sobre la colina de la Sabika, emplazamiento estratégico por su carácter defensivo.  Situada en lo alto,  la Alhambra se concibió para ser contemplada y admirada.

La Alcazaba, el Palacio de Carlos V, el palacio del Generalife y sus jardines y los Palacios Nazaríes requieren de más de media jornada completa para ser recorridos.  Creo que es uno de los monumentos más bellos que existen…

Palacio Carlos V
Palacio Carlos V
Detalle Palacio Carlos V
Detalle Palacio Carlos V
Generalife
Generalife
Detalle ornamentación Generalife
Detalle ornamentación Generalife

Sólo un consejo: si queréis visitar la Alhambra hay que comprar las entradas cuanto antes (especialmente en periodos vacacionales o festivos concretos). Nosotros aún comprándolas con dos meses de antelación no hemos podido visitar los Palacios Nazaríes. Una lástima! o una excusa para volver…

Barrio Sacromonte

Vale la pena una paseo hasta la Abadía del Sacromonte. Desde la Cuesta del Chapiz sale la carretera hasta lo alto de la colina. En el camino de vuelta es recomendable perderse por las callejuelas del barrio observando la vida en las casas-cueva excavadas en la roca. En los últimos tiempos son muchos los hippies que se han instalado en muchas de ellas. Su temperatura constante de 18 ºC todo el año es un reclamo para huir del frío en invierno y estar fresquito en verano. Alguna familia te deja pasar a ver sus casas por 1 o 2 euros y te explican con afán y entusiasmo desde cuando son propietarios, como pintan con cal para evitar las humedades, cómo los cáctus de la zona contribuyen a absorber el agua…

De camino de vuelta del Sacromonte os recomiendo unas tapas en el Restaurante Pañero en la Plaza Aliatar. El día 1 de enero en su terraza no cabía nadie!!!

Edu charlando con el propietario de una casa-cueba en el Sacromonte

Casa-Cueva Sacromonte
Casa-Cueva Sacromonte

Realejo y centro de Granada

No dejéis de callejear por el centro de Granada. La Catedral es imponente y en la Capilla Real están enterrados los Reyes Católicos. Unas tapas en el Bar Castañeda ayudarán a seguir con el recorrido! .El barrio del Realejo también está repleto de bares de tapas atestados de lugareños y turistas.

image

La Alpujarra

Cerquita de Granada podéis disfrutar de los pueblos de la Alpujarra. Nosotros pasamos una mañana en Lanjarón, famoso por su Balneario. Un paseo por su casco antiguo, el Barrio Hondillo, y una comida en La Casita de Papel bien vale la pena el desplazamiento.

image

image

Unas pinceladas de nuestro viaje a Granada… Gastronomía, arte y sol!!

Intentaremos seguir con lo que decía el Dalai Lama: “Una vez al año, viaja a algún lugar en el que no hayas estado antes”