El Valle de Stubai (Innsbruck)… Y final de trayecto

Se acercaban los últimos días de nuestra ruta por Eslovenia y Austria. El tirol austríaco era la última parada de un recorrido de más de dos semanas que culminaría en la ciudad de Innsbruck y en uno de los valles más hermosos que la rodean, el Valle de Stubai (Stubaital). El glaciar de Stubai da nombre a este fascinante valle alpino que atrapa a todo el que lo visita.

Gracias al “Stubaital Card” que nos proporcionaron gratuitamente en la casa que nos alojamos en Fulpmes: “Gastehaus Rettenbacher”, pudimos utilizar los teleféricos más impresionantes de la región, además de otras atracciones, sin coste alguno.

El día amaneció muy claro (podría afirmar que el mejor día meteorológicamente hablando de todo nuestro viaje). La noche anterior la luna ya anunciaba un día magnifíco. Creo que de alguna manera nos brindó un regalo de despedida a modo de una jornada veraniega soleada y despejada. Aquel día la luna era la antesala de la mayor luna del periodo estival, ya que estaba en su punto más cercano a la Tierra. De una manera casi mágica iluminaba todo el valle de Stubai, donde los picos de más de 3.000 m casi le hacían sombra reflejándose en su tez extremadamente blanca..

Carretera del valle de Stubai
Carretera del valle de Stubai

Nos encontrábamos a escasos 20 kilómetros de Innsbruck, a punto de coger el teléferico que nos llevaría al “Top of Tyrol”, un escenario con nieve permanente de una de las estaciones de esquí más emblemáticas de Austria, Stubai-Gletscher. A 3.210 metros de altura, se asoma una plataforma a modo de mirador que sobresale al abismo y ofrece unas vistas majestuosas de los Alpes. Es como estar en la cima del mundo, allí donde nuestras manos alcanzan el infinito…

 

Top of Tyrol
Top of Tyrol
Último tramo del teleférico de Stubai-Gletscher
Último tramo del teleférico de Stubai-Gletscher

El glaciar de Stubai es de hecho una de las pocas estaciones del mundo que permite esquiar durante los 12 meses del año gracias a sus nieves perpétuas.

Después de una mañana de lo más entretenida subiendo y bajando del glaciar, subimos al coche con la intención de buscar algún lugar donde comer. Bordeando la carretera del valle, observamos a lo lejos la cascada de Grawa. Después de dos semanas en plena naturaleza, viendo brotar cascadas y aparecer rios de agua en cualquier recóndito lugar de la montaña, nos seguía atrayendo el estrepitoso ruido del agua al caer, el olor a tierra mojada, el espectáculo del arco iris que nacía de pronto del interior de la cascada…

 

Grawa Wasserfall
Grawa Wasserfall

 

Paramos el coche y allí mismo se encontraba una casita de madera con un mirador a la misma cascada que resultó ser un restaurante de lo más acojedor. Un lugar de cuento, un sitio de aquellos con un encanto especial. Comimos varias especialidades tirolesas sentados en la terraza, observando la magnifíca vista que nos regalaban.

 

Especialidades tirolesas junto a Grawa Wasserfall
Especialidades tirolesas junto a Grawa Wasserfall

 

 

Momentos junto a Grawa Wasserfall
Momentos junto a Grawa Wasserfall
Hamacas junto a la cascada
Hamacas junto a la cascada

Después de comer, fuimos a ver la cascada de cerca por el sendero que sale del mismo restaurante. Nos acercamos hasta casi poder tocar el salto del agua. De hecho, justo en la parte inferior hay una plataforma con “hamacas”. El objetivo: tumbarse, abrir bien los ojos y los pulmones… Sólo eso.

Tras casi todo el día perdidos por el valle de Stubai, y antes de pasar por Innsbruck, paramos en Mieders para coger el teleférico hasta la estación de Serlesbahnen, donde se puede descender desde una cima de 2.500 metros de altura hasta el pueblo en un trineo sobre raíles (sommerrodelbahn). 2,8 kilómetros y unos 10 minutos de vertiginosa bajada. Impresionante ir bajando por los bosques, a toda velocidad, en zig zags interminables, disfrutando de la adrenalina, gritando, sintiendo la libertad del momento.

El día había sido muy intenso y todavía nos quedaba por visitar la ciudad de Innsbruck. A media tarde nos dirigimos a esta aldea tirolesa, de aire moderno, pero con el encanto de las poblaciones de montaña. Fue agradable pasear un par de horas por sus calles. Abrimos bien los ojos en un intento de impregnarnos en poco tiempo de la belleza del lugar. Era nuestro último día en Austria así que decidimos que algún día volveríamos para conocer Innsbruck en profundidad…

Volvimos a Fulpmes a dormir, bien entrada la noche. La luna más grande del verano nos iluminaba, a modo de despedida, el camino de regreso. Le dijimos adiós, al mismo tiempo que dejamos atrás dos semanas de viaje donde, un año más, aprendimos, descubrimos y crecimos viajando juntos.


Artículo perteneciente al viaje Ruta por Eslovenia y Austria

El Parque Nacional de Hohe Tauern (Austria)

Entre Salzburg e Innsbruck se encuentra el Parque Nacional de Hohe Tauern. Había dos posibilidades para ir a Innsbruck: ir directos por el norte a través de la autopista que entra en Alemania o dedicar toda la jornada a atravesar el Parque Nacional por carretera e ir visitando lo más interesante. La segunda opción nos atrajo más y pusimos rumbo a Fusch, donde se encuentra el peaje de una de las carreteras alpinas panorámicas más bellas de Europa: el Glossglockner. Treinta y cuatro euros de peaje que abren la puerta a 48 km, donde el punto más alto se encuentra a 2.571 metros sobre el nivel del mar, hasta llegar más arriba del glaciar Pasterze. Desde este punto el pico Glossglockner de 3.798 m parece estar al alcance de la mano.

En el punto más alto del Glossglockner
En el punto más alto del Glossglockner

A principios del siglo XX más de 350 personas trabajaban cada inicio de primavera durante más de dos meses para quitar la nieve y el hielo de la carretera. Pico y pala que ahora se ha sustituido por unas máquinas azules con un motor imponente diseñadas para dicha tarea y que están ubicadas estratégicamente a lo largo de todo el recorrido. La nieve, aunque cada año disminuye a esas alturas, todavía es visible en pleno agosto. Los glaciares, hasta ahora perpétuos, luchan por mantenerse ante el cambio climático.

A lo largo de todo el Grossglockner se pueden realizar 12 paradas: puntos de información, exposiciones, miradores, lugares donde ver marmotas, senderos didácticos, museu de la ecología, etc.

Una experiencia única con unas vistas impresionantes de las montañas austríacas.

Justo en la entrada del peaje, se puede visitar el Wildpark Ferleitenun parque de 15 hectáreas con 200 especies de animales. Una buena opción si se viaja con niños. Nosotros no tuvimos tiempo para todo pero paramos en el parque infantil de la entrada del Wildpark para comer ya que había zona de picnic. Es de entrada libre y el universo soñado para cualquier niño: tirolinas, juegos, coches, barcas, etc.

En la entrada de Wildpark Ferleiten
En la entrada de Wildpark Ferleiten

Después de la primera parada pusimos rumbo a las Cataratas Krimml, las más altas de Europa, con 350 metros de salto. Llovía cuando llegamos pero, ya que estábamos allí y con nuestros chubasqueros, andamos 10 minutos hasta poder admirar de cerca las cataratas. La fuerza de la caída del agua casi te hacía perder el equilibrio…

Cataratas Krimml
Cataratas Krimml

Una jornada larga de viaje que se hizo muy llevadera parando a visitar los tesoros del Parque Nacional de Hohe Tauern.

Laura


Artículo perteneciente al viaje Ruta por Eslovenia y Austria

Salzburg, la ciudad de Mozart y más…

Las animadas calles comerciales gustosamente decoradas para que los carteles de las tiendas modernas no desentonen con las fachadas rectas, escrupulosas y equilibradas de los edificios, juntamente con el caminar ansioso, nervioso del que no quiere llegar tarde a la infinidad de conciertos de música clásica que se interpretan cada día, elegante e inmaculadamente vestidos para tal acontecimiento, son dos de las características vitales que nos hemos encontrado en la ciudad de Salzburg.

Vistas de Salzburg
Vistas de Salzburg

Capital de una de las cinco regiones en las que se divide el país, es la cuarta ciudad más poblada de Austria, con 150 mil habitantes. La encontraréis a 120 km de Munich y a 250 km de Viena. Su nombre significa ‘Castillo de la Sal‘ en referencia al lugar donde, en el S.VIII los barcos cargados de sal que navegaban por el río Salzach, pagaban sus impuestos.

Pasamos dos refrescantes tardes paseando y visitando entre otros los jardines del palacio de Mirabell, deliciosamente engalanados con miles de flores de todas las tonalidades y colores. Es allí donde se rodó una de las escenas emblemáticas de la película ‘Sonrisas y Lagrimas’. Maria y los hijos del capitán Von Trapp cantan y bailan ‘Do-Re-Mi’ en torno a la fuente del caballo.

Jardines de Mirabell
Jardines de Mirabell

También estuvimos en su catedral barroca del S.XVII y en la fortaleza de Hohensalzburg, la más grande y mejor conservada de toda Europa, que custodia desde lo alto de la colina toda la ciudad y a la que se accede por cremallera en un recorrido relámpago de un minuto. Las vistas al atardecer de Salzburg resultan conmovedoras. Y, como no, en Getreidegasse, calle comercial en la que, en el número 9 nació y vivió hasta los 17 años Wolfgang Amadeus Mozart.

Rincones de Salzburg
Rincones de Salzburg

Que por ser el más conocido no es el único ‘profesional’ de la música que nació en esta ciudad. Me ha resultado curioso conocer que Herbert von Karajan uno de los directores de música clásica más influyentes de la historia de la música contemporánea también nació en Salzburg, el 5 de abril, un día antes que el que os explica. Personaje curioso que os invito a saber de él: miembro del partido nazi, casado con una judía, defenestrado por el mismo Führer cuando en un concierto se equivoca. Dicen que fue aférrimo defensor del nacimiento de los CD’s; estuvo en la presentación de esta nueva tecnología allá por el año 1980. También dicen unos y desmienten otros que propuso que la duración de los discos fuera de 74 minutos (os acordáis?) para que la Sinfonía Núm 9 de Beethoven cupiera en un solo disco.

Porque el Festival de Salzburg se respiraba en cada rincón, en cada plaza y jardín de la ciudad. De hecho, en la Kapitelplatz proyectaban cada noche en una pantalla gigante la representación de una ópera. La gente sentada en sillas, cenando en el restaurante montado para tal ocasión o recostados en el suelo con su mantita, solos, en pareja, en familia o compartiendo la velada con amigos, copa de vino blanco en mano… Cualquier forma de disfrutar de la música, porque en Salzburg el acceso a ella es universal.

Paseando por la ciudad de Salzburg
Paseando por la ciudad de Salzburg

Todo esto y mucho más hemos descubierto de Salzburg. Subiendo con el cremallera al castillo coincidimos con los músicos que subían a tocar en un concierto y les observaba los dedos. Y me preguntaba cómo es posible que de aquellas falanges salga una de las artes más conmovedoras que ha inventado la raza humana…

Edu


Artículo perteneciente al viaje Ruta por Eslovenia y Austria

Cinco días en Salburzg, Insbruck y alrededores

La cuarta y última etapa de nuestro viaje iba a transcurrir en las zonas de Salzburg e Innsbruck, dos de las ciudades más representativas de Austria.

La combinación de estos destinos, cuna de tesoros históricos, artísticos y culturales con la naturaleza que los envuelve, pondría punto y final a una ruta de más de dos semanas por la mitad occidental de Eslovenia y de Austria.

Esta fase del viaje la planteamos de la siguiente manera:

Día 1:Salzburg
Día 2: Salzburg y el Museo de Granjas al aire libre en Grossmain
Día 3: Parque Nacional de Hohe Tauern
Día 4: Valle de Stubai e Inssbruck

Como Salzburg e Innsbruck las separan casi 200 km, nos alojamos dos noches en Salzburg y dos noches en el pueblo de Fulpmes, a 17 km de Innsbruck.

En la ciudad de Mozart escogimos el hotel Hotel Turnerwirt , a 2 km del centro. Sus puntos fuertes: tenía parking propio (en el centro de las ciudades te arruinas con los parkings de pago), una sala de juguetes para los niños, un jardín agradable con coches y pistas para los peques y bicicletas para adultos y niños sin coste añadido, además de una parada de autobús justo enfrente del hotel. El punto débil que la habitación era “enana” pero para dormir ya sirvió.

Hotel Turnerwirt
Hotel Turnerwirt

Por su parte, en Fulpmes, nos alojamos en un hotel rural típico de la región del Tirol austríaco, Gastehaus Rettenbacher,  regentado por la señora Sepp Rettenbacher. Destacaría la amabilidad de su propietaria, la habitación familiar con dos estancias separadas ideal para ir en familia así como el desayuno servido en un pequeño comedor con mermeladas caseras y todo tipo de embutidos y quesos. Además nos proporcionó la Stubai Card para toda la familia con la que podíamos subir de manera gratuita todos los teleféricos, toboganes de verano, trenes y piscinas de la región. Nos íbamos a ahorrar mucho dinero!! Una opción más que recomendable para visitar la zona.

Gastehaus Rettenbacher
Gastehaus Rettenbacher.Foto página web oficial.

Artículo perteneciente al viaje Ruta por Eslovenia y Austria

Cosas que hacer en la Región de los Lagos (Austria)

Visita a Hallstatt, uno de los pueblos más bellos del mundo

Y no lo digo yo, lo dice también la Unesco que lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1997. Y lo dicen también los miles de turistas que lo visitan cada año en busca de esa fotografía que han visto en libros y en webs. El pueblecito está situado en la Alta Austria, en el distrito de Salzkammergut, junto al lago Hallstättersee.

Vista de Hallstatt
Vista de Hallstatt

Hasta el siglo XIX la única posibilidad de llegar a Hallstatt era en barco o por senderos estrechos. Ahora se llega por una carretera que bordea todas las montañas y al llegar es posible oir varios “ohhh” de admiración. Sus casas, enclavadas en la ladera del macizo, se reflejan en el lago, como si el bello pueblo quisiera abrazar eternamente sus aguas. El campanario de la iglesia resalta entre todas las construcciones y los cisnes que se acercan al embarcadero completan la estampa.

 

Llegada a Hallstatt
Llegada a Hallstatt

El día que escogimos para visitar este lugar de cuento no fue el mejor ya que la llovizna nos acompañó toda la jornada. Las nubes bajas dominaban todo el paisaje pero, pese a ello, Hallstatt resaltaba por su belleza. Imagino que un día claro dominado por el sol debe ser el complemento perfecto en la visita a un lugar así.

Habría que destacar la Plaza principal (Markplatz) con su fuente central y sobre todo por sus fachadas cubiertas de flores, o la pequeña iglesia católica construida en lo alto del pueblo con su impresionante torre del siglo XII y su cementerio montañés, que pese a ser un lugar de descanso eterno era hermoso con su multitud de flores de mil colores y sus lápidas talladas en madera.

Rincones de Hallstatt
Rincones de Hallstatt

 

Junto al lago Hallstattersee
Junto al lago Hallstattersee

 

Visita a St. Wolfgang, junto al lago Wolfgangsee

Tras la mañana en Hallstatt, y de vuelta a Fuschl am See, donde nos alojábamos, paramos a conocer el pueblo de St.Wolfgang, situado en la orilla norte del lago Wolfgangsee y a los pies del monte Schafberg. La tarde estaba animada en la localidad, quizás debido a que la lluvia había remitido y el paseo se hacía mucho más llevadero. Caminamos durante largo rato a través de sus calles, merendamos el famoso “Applestrudel” y luego bajamos hasta el lago, que con la puesta de sol, ofrecía una de sus mejores imágenes.

Applestrudel
Applestrudel
En st. Wolfgang
En st. Wolfgang

St. Wolfgang es muy famoso también por sus mercados navideños que ofrecen a sus visitante una de las más bellas estampas invernales de toda la zona. Quizás algún día volveremos en plena Navidad para verlo…

Desde este pueblo sale un tren a vapor hasta la cima del monte Schafberg. Una bonita excursión que finalmente no hicimos pero que todo el mundo recomienda.

Visita a St Gilgen y trekking por la montaña Zwölferhorn

Desde 2005 a St. Gilgen se le conoce por el pueblo de Mozart. Cualquier excusa parece servir para explotar la figura del genio austríaco, ya que fue realmente la madre de Mozart quien nació en esta localidad y su abuelo quien trabajó en ella durante muchos años.

St. Gilgen está también situado en el lago Wolfgangsee, en la orilla oeste. Desde este pintoresco pueblo sale un teleférico hasta lo alto de la montaña Zwölferhorn a 1.521 metros de altura. Y allí nos montamos con el picnic en la mochila dispuestos a descender la montaña desde su punto más alto. Dos horas y media de excursión en un descenso marcado por los senderos más que empinados hasta llegar al pueblo de St. Gilgen.

Subida en teléferico desde St. Gilgen
Subida en teléferico desde St. Gilgen

 

Trekking desde la cima
Trekking desde la cima

A la mañana siguiente Pau se levantó y nos dijo “me duelen todas las piernas!!”. Creo que había experimentado por primera vez lo que significaban las “agujetas”. David lo miraba riendo, no sabemos si porque a él le pasaba lo mismo o porque su cuerpecito se adapta tanto al medio que hizo un trekking como si de un pequeño montañero experimentado se tratara.

Fuschl am See, paisaje de “Sonrisas y Lágrimas“.

Fuschl am See, en la orilla este del lago Fuschlsee, es una pequeña población, de ambiente muy tranquilo y residencial. La mayoría de sus casas sirven de apartamentos y hoteles rurales que acogen los habitantes de Salzburg y alrededores, ya que es el lago más cercano a dicha ciudad.

Un paseo de tres horas caminando invita a recorrer todo el algo, que fue escenario de la película “Sonrisas y Lágrimas”.

Por el hecho de alojarnos en este pueblo teníamos entrada gratis al “balneario” Fuschlseebad y lo disfrutamos en dos ocasiones. El complejo tiene playa privada en el lago, piscinas exteriores climatizadas con unas vistas impresionantes, minigolf, pistas de tenis y un solarium.

Fuschlseebad
Fuschlseebad

En la entrada del pueblo también se puede disfrutar del “sommerroderlbahn”, un tobogán enorme que desciendes en una espacie de cochecito desde lo alto de la montaña. Os podéis imaginar lo que disfrutaron Pau y David, y no sólo ellos…

 

Sommerrodelbahn
Sommerrodelbahn

Tres días en la Región de los Lagos que nos sirvieron para hacer un pequeño recorrido por algunos sus pueblos más conocidos y disfrutar de su naturaleza que en época estival invita más que nunca a perderse en ella.


Artículo perteneciente al viaje Ruta por Eslovenia y Austria

Próximo destino: Ruta por Eslovenia y Austria

Ruta Eslovenia y Austria

Plantearse un destino de vacaciones estival siempre me resulta un poco complicado. Debe tener una serie de requisitos y no siempre es fácil acertar (aunque hasta el momento no hay reproches sobre los destinos escogidos).

  • Debe ser un lugar nuevo para nosotros
  • En Europa o alrededores (no me dejan todavía irme más lejos…)
  • A poder ser que no haga mucho calor (viajar con peques de 4 y 6 años, visitar cosas y moverse todo el día es agotador si hace mucha humedad y un sol infernal)
  • Que combine ciudades interesantes con la naturaleza que tanto nos gusta
  • Que sea muy enriquecedor tanto para nosotros como para los niños (aunque bien pensado cualquier destino cumple este requisito porque allá donde vayas siempre hay algo que aprender)

Así que con esta lista de “imprescindibles” me lancé hace unos meses a mirar Google Maps y a navegar por internet. Debo decir que me ayudan mucho las propuestas de agencias de viajes a medida o aquellas que se hacen llamar “de aventuras”. Las rutas que diseñan ayudan mucho a aquellos que organizamos los viajes por nuestra cuenta. Y no sé cómo encontré una ruta que combinaba Eslovenia con Croacia. Y ese fue el punto de partida… Me acabó de decidir el blog de Roser Goula donde encontré esta ruta por Eslovenia. Muchas gracias Roser!

La web de turismo de Eslovenia define así este país: “Eslovenia está situada en el corazón de Europa, donde los Alpes se juntan con el Mediterráneo y la llanura de Panonia con el mundo kárstico. En este país pequeño y verde, que se extiende en una superficie de 20.273 km²(…)” más de un tercio de la superficie eslovena está protegida”. Con esta descripción era difícil no investigar más sobre la posibilidad de hacer una ruta por esta región

Durante la planificación del viaje cambiamos la península de Istria en Croacia por Austria (las regiones de Salzburg e Innsbruck). Finalmente nos pudo más el fresquito del Tirol Austríaco que el calor de las playas de Croacia (que dejaremos seguro para otra ocasión).

Así que tras casi tres meses de organización el domingo 27 (el día de mi cumpleaños.. Qué mejor regalo!) volaremos hasta Venecia y allí alquilaremos un coche de alquiler que nos llevará durante 16 días a través de la ruta que os marco en este mapa.

Ruta Eslovenia y Austria
Ruta Eslovenia y Austria

 

Día 1: Llegada a Venecia. Rumbo a Eslovenia

Comienza la aventura

Día 2, 3, 4 y 5: Bled y alrededores (Eslovenia)

Parque Nacional de Triglav

Cosas que hacer alrededor de Bled

El lago Bled

Día 6, 7, 8 y 9: Ljubljana y alrededores (Eslovenia)

Cuatro días en Ljubljana y la región suroeste de Eslovenia

La cueva de Postojna

El castillo de Predjama

Piran

Día 9, 10 y 11: Región de los Lagos (Austria)

Tres días en la Región de los Lagos

Cosas que hacer alrededor de la Región de los Lagos

Día 12 y 13: Salzburg y alrededores

Cinco días en Salzburg, Innsbruck y alrededores

Salzburg, ciudad de Mozart

El parque nacional de Hohe Tauern

Día 14 y 15: Insbruck y Valle Stubai

Inssbruck y el Valle de Stubai

Día 16: Vuelta a casa

 

 

Aunque las vacaciones sirven para desconectar y para disfrutar y eso haremos, iremos publicando algunos posts con aquello más interesante que nos vayamos encontrando en el camino…

Ciao ciao!!